Las pelotas son un instrumento muy útil que podemos utilizar durante las sesiones de Pilates para mejorar nuestra postura, tonificar nuestros músculos e incluso para incrementar nuestra fuerza y agilidad.

Existen diferentes tipos de pelotas en el Pilates, cada una diseñada para atender diferentes funciones, pero en general todas ellas nos ayudan a mejorar la coordinación y la propiocepción; es decir, con el uso de estas pelotas entrenamos nuestro sistema nervioso para que este dé las instrucciones correspondientes de una forma rápida, ágil y automática al cerebro. 

El ejercicio con las pelotas hará que nuestros ligamentos y músculos resistan mejor cualquier tracción o torsión inesperada, consiguiendo reducir posibles lesiones.

¿Qué tipo de pelotas podemos encontrar en el Pilates?

Podemos encontrar diferentes tipos de pelotas: las pelotas Fitball, también conocidas como pelotas suizas, las pelotas softball y las pelotas tonificadoras.

  1. Fitball o pelota suiza

Ésta es una de las pelotas más utilizadas en el Pilates. Es una pelota de aire de grandes dimensiones que solemos encontrar en casi todos los centros de Pilates, ya que es una herramienta muy útil como método de tonificación y fortalecimiento muscular. 

Sirven especialmente para trabajar la zona lumbar y abdominal y las podemos encontrar en cuatro medidas diferentes (45, 55, 65 y 75 cm). El tamaño de la pelota Fitball que escogeremos para realizar los ejercicios de Pilates variará según nuestra estatura. Si dudas sobre qué medida coger, consulta siempre al instructor/a de Pilates, de este modo evitarás posibles lesiones y el ejercicio será beneficioso.

Lo ideal sería que vuestras rodillas formen un ángulo de 90 grados una vez sentados sobre la pelota.

Para acabar, la pelota Fitball también se utiliza en fisioterapia y rehabilitación y nos permite trabajar nuestra estabilidad gracias a su forma redonda y su gran resistencia. Una característica importante de esta pelota es que todo el mundo puede utilizarla independientemente de la edad o condición física. 

  1. Softball o pelota pequeña 

Con este tipo de pelota más pequeña, conseguiremos desarrollar nuestra fuerza, resistencia y concentración. Se utiliza especialmente para trabajar nuestra coordinación y promover la relajación, estimulando el trabajo de nuestro sistema propioceptivo, haciéndonos más conscientes del trabajo que realizamos con el cuerpo, tanto de forma estática como en movimiento.

Una característica interesante de estas pelotas es que debido a su pequeño tamaño, las pelotas softballs nos permiten trabajar sobre superficies inestables de manera que nos ayudan a trabajar el equilibrio y nuestra musculatura a la vez que fortalecemos la columna vertebral y las extremidades. 

  1. Pelotas tonificadoras

Las pelotas tonificadoras son las pelotas más pequeñas que podemos encontrar en el Pilates. A diferencia de las anteriores, estas se pueden coger tan solo con una mano, son más pequeñas, y nos permiten trabajar la fuerza de forma localizada.

Éstas son las tres tipologías de pelotas más utilizadas. Aun así, también podemos encontrar otras pelotas que ofrecen otras funciones. Como por ejemplo le pelotas de masaje Lacrosse que ofrecen una excelente manera de destensar los músculos. También permiten mejorar el flujo sanguíneo y la circulación linfática, así como reducir los niveles de dolor muscular.